España necesita empresas dinámicas y dispuestas a invertir y crear puestos de trabajo. Sectores intensivos en I+D y exportadores de tecnología. Un nuevo modelo productivo que nos haga menos dependientes de los sectores tradicionales, o que dé a estos un mayor valor añadido. Todo eso y mucho más es lo que le ofrece a está país la energía eólica. Y, sin embargo, el sector languidece.

Fuente: ENOVA

Descargar documento