Corren tiempos difíciles para el sector energético. La demanda eléctrica no crece, el déficit de tarifa pesa cómo una losa, las precipitadas decisiones del pasado nos pasan factura hoy, cuando el país menos lo necesita... El Gobierno se enfrenta a un puzzle complicado en el que es imposible contentar a todos los actores implicados. Y debe tomar, de hecho ya ha empezado a hacerlo, decisiones que marcarán el futuro energético de España.

Fuente: ENERGY NEWS.es

Descargar documento