Equinor, empresa petrolera estatal de Noruega, estudia la posibilidad de construir un parque eólico flotante en el Mar del Norte para suministrar energía a los campos petroleros de Gulfaks y Snorre. Esta iniciativa equivaldría a una inversión de 514 millones de euros.

La construcción del parque eólico reduciría las emisiones de dióxido de carbono (CO2) en más de 200.000 toneladas al año, según cálculos de la compañía, lo que equivaldría a las emisiones anuales de cerca de 100.000 automóviles.

La compañía ha confirmado que el fondo industrial contra los óxidos de nitrógeno (‘NOx Fund’) invertirá 58 millones de euros en él.

El proyecto abarca la construcción de 11 aerogeneradores de 8 MW cada uno, por lo que los 88 MW del parque eólico cubrirían el 35% de la demanda anual de energía de las cinco plataformas petroleras que componen los campos de Gulfaks y Snorre.
“Reducir el uso de las turbinas de gas suministrado a las plataformas petrolíferas con energía de las turbinas de viento flotantes es un proyecto desafiante e innovador”, ha subrayado el vicepresidente de Nuevas Soluciones de Energía de Equinor, Pal Eitrheim, aunque ha adelantado que proporcionará “nuevas oportunidades industriales” para Noruega, Equinor y la industria energética noruega.