MHI Vestas Offshore Wind ha presentado en la feria Global Wind Summit en Hamburgo su plataforma de turbina V164 con una potencia de 10 MW.

“Lo que antes era inalcanzable se ha convertido en el nuevo punto de referencia”, ha indicado Philippe Kavafyan, CEO de MHI Vestas. “Al lanzar hoy el motor V164-10.0 MW, MHI Vestas se enorgullece de contribuir con este importante hito a la industria eólica marina. Y nos da la oportunidad de rendir homenaje a todos los pioneros de la industria eólica que nos han llevado a esta capacidad nominal histórica de dos dígitos”.

El modelo se basa en tecnología probada y las lecciones aprendidas de las instalaciones anteriores de la plataforma V164, prometiendo un nivel de certidumbre y fiabilidad para los clientes del MW V164-10.0 desde el primer día.

Con más de 100 turbinas V164 ya instaladas en Reino Unido y Alemania, MHI Vestas ha sido capaz de aprovechar aprendizajes tecnológicos e innovaciones incrementales para superar los límites de su plataforma flexible de 8 MW ahora hasta 10 MW.

La turbina de 10 MW subraya el compromiso de MHI Vestas por ofrecer lo mejor a sus clientes. Debido a la importancia de la confiabilidad, las actualizaciones necesarias para alcanzar el nuevo nivel son relativamente pequeñas: el V164-10.0 MW incorpora una caja de cambios más fuerte, algunas actualizaciones mecánicas menores y un pequeño cambio de diseño para mejorar el flujo de aire y aumentar la refrigeración en el convertidor. Las actualizaciones aseguran que MHI Vestas pueda ejecutar el motor V164-10.0 MW a máxima potencia, en un sitio con velocidades de viento de 10 metros por segundo, durante 25 años.

El V164-10.0 MW ya está a la venta y puede entregarse para su instalación comercial a partir del 2021. Mientras tanto, MHI Vestas sigue adelante con sus proyectos marinos de eólica flotante y su aerogenerador de 8,4 MW y ha elegido a ABB para que le suministre sus pioneros transformadores WindSTAR, de 66 kV, especialmente diseñados para las condiciones extremas de los parques eólicos flotantes. La tensión de 66 kV es la más alta de la industria de la generación de energía eólica, lo que permite una mayor eficiencia y una reducción considerable de las pérdidas por transferencia.

 

 Foto: MHI Vestas