Un amplio grupo de 100 organizaciones de los principales sectores industriales y de la sociedad civil ha hecho esta semana un llamamiento a la Comisión Europea para acelerar la adopción de electricidad limpia y renovable como estrategia más rentable y eficiente de energía para lograr la neutralidad climática en Europa. AEE se suma a esta iniciativa y asistió esta semana en Bruselas al lanzamiento de la Declaración de la Alianza por la Electrificación en Europa.

Según los cálculos de los firmantes de la Alianza para la Electrificación, un ritmo más rápido de descarbonización permitirá ahorrar 5.000 millones de euros a la semana en importaciones de carburantes, reducir el consumo energético entre 4 y 8 veces y reconducir los riesgos asociados para la salud por la calidad del aire. Para poder conseguir estos objetivos, los firmantes de la declaración consideran necesaria la inversión en redes inteligentes y en renovables y piden a los reguladores europeos que centren sus políticas en esta línea.

La estrategia de descarbonización a largo plazo de la Comisión Europea "Un planeta limpio para todos" mostró que la electricidad renovable y descarbonizada debe aumentar significativamente, reemplazando los combustibles fósiles en la combinación energética de Europa, como una condición previa para cumplir nuestros objetivos climáticos y energéticos.

La Declaración hace un llamamiento a los responsables políticos de la UE para lograr un acuerdo verde significativo y acelerar la electrificación de Europa mediante:

• Incorporar la electrificación limpia y directa en los sectores de calefacción, refrigeración y transporte (incluidas las bombas de calor y los vehículos eléctricos), como la estrategia más rentable y eficiente en términos energéticos para abordar el cambio climático
• Apoyar una estrategia industrial robusta hacia la neutralidad climática para garantizar el liderazgo de Europa en soluciones de electricidad basadas en energías renovables, descarbonizadas y digitales, incluidos los electrolizadores
• Asegurar que las inversiones en redes de energía, especialmente redes eléctricas inteligentes, apoyen la transición a una economía climáticamente neutral
• Modernizar el régimen de impuestos energéticos para acelerar el cambio hacia la descarbonización del consumo de electricidad y aumentar la absorción de electricidad limpia en los sectores de uso final
• Asegurar una financiación suficiente en el presupuesto de la UE para apoyar a las regiones y los Estados miembros con un punto de partida diferente, incluido un Fondo de Transición Justa de Energía significativo
• Dirigir fondos de investigación e innovación para acelerar una transición rentable en sectores difíciles de reducir (por ejemplo, cemento, transporte marítimo, aviación), especialmente a través de un aumento del presupuesto de Horizon Europe a 120 mil millones de euros

Tras la publicación de la Declaración, Laurence Tubiana, CEO de la European Climate Foundation y co-arquitecto del Acuerdo de París, indicó que “la Alianza de Electrificación está enviando una señal clara a los tomadores de decisiones de la Unión Europea de que deben confiar en comprometerse a emisiones netas de carbono cero para 2050. La electrificación debe ser el camino dominante en la transición de la energía limpia, y las empresas europeas están preparadas para allanar el camino. Esto, de la mano del Acuerdo Verde Europeo, es una oportunidad única para forjar el liderazgo de la UE en la acción climática y la descarbonización en el escenario global ".

“La electrificación es la solución más importante para hacer realidad la visión de una Europa libre de fósiles. Estamos decididos a cumplir, pero debemos tener en cuenta los diferentes puntos de partida y asegurar una financiación suficiente para garantizar una transición justa”, dijo Magnus Hall, presidente de Eurelectric.

El CEO de WindEurope, Giles Dickson, dijo: “Las cero emisiones de carbono netas para 2050 son factibles técnica y económicamente. Pero solo si obtenemos energías renovables para abastecer la mayor parte de nuestra demanda de energía. Son un tercio de la electricidad hoy. Pero la electricidad es solo el 24% de nuestra energía. Necesitamos aumentar eso. En particular, necesitamos llevar más electricidad a los procesos industriales, edificios y transporte. Todavía están en gran parte alimentados por combustibles fósiles. Electrificar estas partes de nuestras economías reduciría las emisiones de CO2 y ahorraría dinero, porque los vehículos eléctricos y la calefacción son más eficientes energéticamente que los combustibles fósiles”.